Conciertos
Comment 1

El sold out de DeWolff en Madrid: rock, actitud y champán

Los holandeses se dejaron la piel en el escenario de la Caracol y volvieron a hacer sold out en su segunda visita a Madrid.

Es realmente difícil describir con palabras la locura de concierto que se marcaron DeWolff el pasado jueves en Madrid. Fue uno de esos shows en los que todo es impecable y sencillamente no puedes dejar de alucinar en ningún momento. Desde las ocho de la tarde había gente apostada en la puerta de la Caracol, esperando impaciente a que se abrieran las puertas. Los encargados de calentar el ambiente fueron Dawn Brothers, originales de Rotterdam, íntimos amigos de DeWolff y con una onda muy a lo Creedance Clearwater tanto en el vestuario como en lo puramente musical. Era fácil hacerse fan de ellos después de ver su actuación, unos teloneros muy bien escogidos en mi opinión.

Tras sus paisanos, DeWolff conquistaron el escenario de la Caracol desde el minuto uno. Todo estaba perfectamente cuidado: el telón de fondo encajaba con la imagen que han usado para promocionar su nuevo disco, ‘Tascam Tapes’, y su vestuario seguía esa línea vintage pero elegante (los trajes chaqueta bordados eran una verdadera fantasía). Abrieron el concierto con ‘Made it to 27’, tema incluido en su nuevo álbum y con un groove suave que te atrapa sin darte cuenta. Después empezaron a meter caña con temas como ‘Nothing’s Changing’ y ‘Sugar Moon’. Bastaron un par de canciones para advertir que esta banda brilla y se crece en los directos, controlando perfectamente el estilo musical en el que se mueven. De hecho, los discos de estudio no les hacen justicia. La nota sexy la pusieron con ‘Medicine’, un tema de lo más blues de casi ocho minutos. Para ese momento ya nos tenían a todos con la boca abierta.

A los de Utrecht les encanta dejarse llevar e improvisar melodías, enganchar un tema con otro y divertirse en el escenario. Los solos de guitarra, batería y hammond se alternaban logrando un perfecto equilibrio entre la destreza de Pablo y Luka Van del Poel y Robin Piso. Daba la sensación de estar en los años setenta. La actitud, las guitarras tan potentes, el hammond y la propia esencia de sus canciones me recuerdan en muchos sentidos a bandas como Led Zeppelin o Deep Purple. Parecía que el concierto no terminaría nunca (para la alegría de todos los allí presentes). Hasta les dio tiempo a descorchar una botella de champán y compartirla con las primeras filas del público, ¡son unos verdaderos rockstar!

Pero todo lo bueno llega a su final. Después de más de dos horas de concierto, se bajaron del escenario para hacerse de rogar y subir de nuevo ante los gritos de los fans. Volvieron acompañados de Dawn Brothers para tocar juntos ‘Devil Woman’, un tema que han grabado de manera conjunta. Aquello era como ver a unos cuántos amigos pasárselo bien haciendo lo que más les gusta. Un buen rollo tremendo, la verdad. El broche final lo pusieron DeWolff con dos de sus temas más míticos y cañeros, ‘Big Talk’ y ‘Deciet & Woo’, mientras Pablo se dejaba llevar por la multitud haciendo un stagediving de los buenos.

En mi opinión, DeWolff son una de las mejores bandas de rock del momento. Lo demuestran no solo en sus discos sino especialmente en sus shows. Si eres fan del género, no te los puedes perder. ¿La próxima cita en España? En el festival Azkena Rock Festival (Vitoria).

Os dejo con algunas fotos que hice durante el concierto.

Fotos: Diana Abdou

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .